El senador mexicano ROBERTO GIL ZUARTH PRESEN ESTA SEMANA ANTE LAS NACIONES UNIDAS UNA PROPUESTA PARA CAMBIAR.

El marco regulatorio SOBRE EL CONSUMO DE DROGA EN XICO Y ACABAR PROGRESIVAMENTE CON EL MERCADO NEGRO Y LA VIOLENCIA QUE.

Genera LA POTICA PROHIBICIONISTA, ESTAS POTICAS IMPUESTAS SOBRE DROGAS COMO LA MARIHUANA. ADES, EL PRESIDENTE.

Enrique PEA NIETO MOST SU APOYO PARA AVANZAR EN LA PROPUESTA. EL SENADOR NOS ACOMPAA A SALITE.

Gracias por estos minutos PARA AL PUNTO, SENADOR. AL CONTRARIO, MUCHAS GRACIAS A USTEDES. MUY BUENOS AS A TODOS.

Se haa contemplado QUE EL PRESIDENTE ENRIQUE PEA NIETO NO PARTICIPARA. SE HAA DICHO DE UN PRINCIPIO QUE NO IBA A PARTICIPAR.

De esta sesn especial DE NACIONES UNIDAS. TERMI PARTICIPANDO. Q OPINA AL RESPECTO? ES IMPORTANTE QUE HAYA ESTADO.

El presidente pea nieto EN ESTA SESN DE LA ONU? UNA BUENA DECISN EN RAN DE QUE FUE XICO QUIEN PLANT.

Histrico discurso de Jos Mujica En la ONU contra el orden mundial

Amigos todos, soy del sur, vengo del sur. esquina del atlntico y del plata, mi pas es una penillanura suave, templada, una historia de puertos, cueros, tasajo, lanas y carne. Tuvo dcadas prpuras, de lanzas y caballos, hasta que por fin al arrancar el siglo XX se puso a ser vanguardia en lo social, en el Estado, en la enseanza. Dira que la socialdemocracia se invent en el Uruguay. Durante casi 50 aos. el mundo nos vio como una especie de Suiza. En realidad, en lo econmico fuimos bastardos del imperio britnico y.

Cuando este sucumbi vivimos las amargas mieles de trminos de intercambio funestos, y quedamos estancados aorando el pasado. Casi 50 aos recordando el Maracan, nuestra hazaa deportiva. Hoy hemos resurgido en este mundo globalizado tal vez aprendiendo de nuestro dolor. Mi historia personal, la de un muchacho porque alguna vez fui muchacho que como otros quiso cambiar su poca, su mundo, el sueo de una sociedad libertaria y sin clases. Mis errores son en parte hijos de mi tiempo. Obviamente los asumo, pero hay.

Veces que medito con nostalgia. quin tuviera la fuerza de cuando ramos capaces de albergar tanta utopa! Sin embargo no miro hacia atrs porque el hoy real naci en las cenizas frtiles del ayer. Por el contrario no vivo para cobrar cuentas o reverberar recuerdos. Me angustia, y de qu manera, el porvenir que no ver, y por el que me comprometo. S, es posible un mundo con una humanidad mejor, pero tal vez hoy la primera tarea sea cuidar la vida.

Pero soy del sur y vengo del sur, a esta asamblea, cargo inequvocamente con los millones de compatriotas pobres, en las ciudades, en los pramos, en las selvas, en las pampas, en los socavones, de la Amrica Latina patria comn que se est haciendo. Cargo con las culturas originales aplastadas, con los restos del colonialismo en Malvinas, con bloqueos intiles a ese caimn bajo el sol del Caribe que se llama Cuba. Cargo con las consecuencias de la vigilancia electrnica que no hace otra cosa que sembrar desconfianza.

Desconfianza que nos envenena intilmente. cargo con una gigantesca deuda social, con la necesidad de defender la Amazonia, los mares, nuestros grandes ros de Amrica. Cargo con el deber de luchar por patria para todos. Para que Colombia pueda encontrar el camino de la paz, y cargo con el deber de luchar por tolerancia, la tolerancia se precisa para con aquellos que son distintos, y con los que tenemos diferencias y discrepamos. No se precisa la tolerancia para los que estamos de acuerdo.

La tolerancia es el fundamento de poder convivir en paz, y entendiendo que en el mundo somos diferentes. El combate a la economa sucia, al narcotrfico, a la estafa, el fraude y la corrupcin, plagas contemporneas, prohijadas por ese antivalor, ese que sostiene que somos felices si nos enriquecemos sea como sea. Hemos sacrificado los viejos dioses inmateriales. Les ocupamos el templo con el dios mercado, que nos organiza la economa, la poltica, los hbitos, la vida y hasta nos financia en cuotas y tarjetas, la apariencia de felicidad.

Parecera que hemos nacido solo para consumir y consumir, y cuando no podemos cargamos con la frustracin, la pobreza, y hasta la autoexclusin. Lo cierto hoy es que para gastar y enterrar los detritos en eso que se llama la huella de carbono por la ciencia, si aspiraramos en esta humanidad a consumir como un americano medio promedio, sera imprescindible tres planetas para poder vivir. Es decir nuestra civilizacin mont un desafo mentiroso y as como vamos, no es posible para todos colmar ese sentido de despilfarro.

Que se le ha dado a la vida. en los hechos se est masificando como una cultura de nuestra poca, siempre dirigida por la acumulacin y el mercado. Prometemos una vida de derroche y despilfarro, y en el fondo constituye una cuenta regresiva contra la naturaleza, contra la humanidad como futuro. Civilizacin contra la sencillez, contra la sobriedad, contra todos los ciclos naturales. Lo peor: civilizacin contra la libertad que supone tener tiempo para vivir las relaciones.

Category:

Dejar la Marihuana

Leave a Reply